Categorías
crítica Literatura

Milonga para los orientales. (Preámbulo con cita de anécdota por parte de China Zorrilla)

“Antes de venir a Buenos Aires, tuve la oportunidad de colarme en una reunión en Montevideo dónde Borges estaba invitado. Entonces, estaba en el Golf con un grupo de muchachos que lo habían invitado, críticos de teatro, literatura y todo eso. Y yo fui de colada, además los uruguayos nos metemos en todos lados. Somos todos amigos de todos y todos sabemos a dónde vivimos. Y yo entré al golf, y me acerco a la mesa donde estaban Borges y los muchachos. Y dije Borges, no estoy invitada a la fiesta pero supe que estaba usted y no pude resistir la tentación hola vengo a saludar. Me siento ahí al lado de él. Entonces los muchachos empiezan a hacerme los elogios un poco de cumplimiento, esa es la actriz del elenco oficial de acá de la comedia nacional, se llama China Zorrilla el nieta del poeta, de Juan Zorrilla de San Martín. Y ante el estupor de todos, Borges se pone a recitar Tabaré de memoria… Y yo no podía creer eso. Era como si lo hubiera aplaudido una multitud, y el estupor y la asombro de los críticos que habían estudiado Tabaré en el colegio pero piensan como mucha gente joven, que ese viejo poeta ya no existe más. Y Borges lo recita de memoria como diciendo chicos vuelvan a leer. Fue el aplauso más grande a mi abuelo en su vida. Y yo fui la única testigo fue para que yo lo disfrutara.

De todas las cosas que se empezaron a leer hoy acá alguien le parecía muy oportuno una milonga que se llama Milonga para los orientales. Una de las genialidades que escrito Borges”.

Milonga que este porteño

dedica a los orientales

agradeciendo memorias

de tardes y ceibales

El sabor del oriental

con estas palabras pinto

es el sabor de lo que es

igual y un poco distinto.

Milonga de tantas cosas

que se van quedando lejos

la quinta con mirador

y el zócalo de azulejos.

En tu banda sale el sol

apagando la farola

del Cerro y dando alegría

a la arena y a la ola.

Milonga de los troperos

que hartos de tierra y camino

pintaban tabaco negro

en el paso del Molino.

Milonga del primer tango

que se quebró, nos da igual,

en las casas de Junín

o en la casa de Yerbal.

Cómo los tientos de un lazo

se entrevera nuestra historia

esa historia de caballo

que huele sangre y a Gloria.

Milonga de aquel gauchaje

que arremetió con denuedo

en la Pampa, que es pareja

o en la Cuchilla de Haedo.

¿Quién dirá de quiénes fueron

esas lanzas enemigas

que irá de gastando el tiempo,

si de Ramírez o Artigas?

Para pelear como hermanos

era buena cualquier cancha

que lo digan los que vieron

su último Sol en Cangancha.

Hombro a hombro o pecho a pecho

cuántas veces combatimos.

¡Cuántas veces nos corrieron

cuántas veces los corrimos!

Milonga del olvidado

que muere y que no se queja;

milonga de la garganta

tajeada de oreja a oreja.

Milonga del domador

de potros de casco duro

y de la plata que alegra

el áspero del oscuro.

Milonga de la milonga

a la sombra del ombú

Milonga del otro Hernández

que se batió en Paysandú.

Milonga para que el tiempo

vaya borrando fronteras

por algo tienen los mismos

colores las dos banderas.

Por Lunfa de Polema Fetería y Sucundún

Definirse, denotar no es más que limitarse a parecer lo que deseamos ser.

Una respuesta a “Milonga para los orientales. (Preámbulo con cita de anécdota por parte de China Zorrilla)”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .