Categorías
humor

Roberto Fontanarrosa – Inodoro Pereyra

En sus obras trabaja fundamentalmente a partir de la utilización de la parodia en tanto forma humorística básica. nto forma humorística básica. Constituyendo un espacio de creación personal con características distintivas. Frente al alejamiento de una literatura definida por el Canon de autores consagrados, el escritor rosarino desarrolla una actividad de escritura que al recortar aspectos de la realidad y visiones del mundo que la componen, selecciona el humor como proyecto cultural y forma estética, desde la cual imprime un tono y una mirada para el abordaje de esa realidad.

Fontanarrosa distancia de las formas simples de producir humor centradas el la imitación puntual, la caricatura, (la que podría denominarse mimésis humorística), para ofrecer una mayor complejidad al momento de reírnos. Cuando escribe relatos, incluso si es una historieta, es fácil conocer la presencia de un modelo de ciertos códigos convenidos, que configuran modos de representaciones culturales y pautas de comunicación socialmente establecidas.

En la imagen inicial Inodoro Pereyra es posible advertir el modelo de una «mano Martín fierro de Castagnino»para mostrar en el inodoro actual un cambio paulatino hacia un «clima Molina Campos». A partir de estas variaciones y transformaciones el texto y el otro caminos, homogéneos o correlativos con esa transformación. Lo mismo sucede con las primeras secuencias narrativas de Hortensia durante el año 1972, hola vale destacan los mecanismos expresivos del Western spaghetti, (imágenes, encuadres, planos), del policial negro y series de acción televisivas.

De esta manera, la parodia ene Fontanarrosa no aparece como una estrategia humorística más sino que es una dinámica válida en sí misma, un prefecto de crítico y una forma aparatosa de percibir la realidad atravesada por el lenguaje y los medios masivos de comunicación. El humor del escritor se constituye como un pivote para dialogar interpelar y repensar nuestras tradiciones culturales.

Con relación al concepto estético – humorístico que engloba Inodoro Pereyra, la historieta constituye, en su primera etapa de elaboración, una parodia qué exagerada los giros lingüísticos y los estereotipos del mundo gauchezco. El procedimiento paródicorealiza a partir de una combinación de lugares comunes gallo teatro gauchesco el autor escuchaba durante su infancia, la jerga nativista y el «lenguaje festivalero», a la manera de Armando Tejada Gómez. Este modo de leer una zona de la cabeza nacional se corresponde con algunas características formales de la historieta: la línea finita y pelada con la cual simbolizó, en los cuadritos, el horizonte y la chatura de la Pampa. La vinculación entre esta experiencia personal y el arte en este caso no resulta significativa ya que el mismo fontanarrosa admitió el desconocimiento absoluto sobre el campo.

La historieta de la primera etapa (década del 60) mira gráficamente más trabajada, las tomas cinematográficas, (primeros planos, planos y contrapicados, contraluces). También la alternativa de trazos más fuerte para los rasgos del caucho y más débiles tratándose de personajes de elevada posición social. Asimismo, los juegos con los bordes de los cuadros y la manera de elaborar las texturas: el enojo hace que los protagonistas se exhiban hinchando la yugular o se llene la cara de puntos Iracundos.

La evolución gráfica de Inodoro transitó en sus inicios desde los ojos achinados y los caracteres físicos de la guerra al Malón del Comandante Prado, a la versión del pintor Carlos Alonso. Después el personaje enflaquece y luego los ojos se le vuelven saltones, la boca más dientuda y el estilo de Los paisanos ilustrados por Molina Campos.

La segunda etapa (décadas del 70 y 80) cuando lecturitas emigra de Hortensia a Mengano y de allí a Siete días comienza a calgary una voluntad de nadar las aventuras por entregas, a partir de recursos que limitan burlonamente aló del folletín y el radioteatro. En las historietas de Fontanarrosa, el «cierre cómico» suele ser secundario, dado que el efecto humorístico no se sintetiza exclusivamente en el final y no por la vertiginosa acumulación de chistes previos. La ocurrencia chistosa aparece cuadrito por cuadrito.

La tercera etapa (década del 90 hasta el momento en que el autor dejó de dibujar), muestra la parodia y de otros discursos, para hacer ingresar el tratamiento directo de situaciones y personajes del día. Pereira desintelectualizado para crecer periodísticamente. Ya no hay casi narración, hay chistes sobre la deuda externa, los prófugos de la justicia, el antidoping y los políticos. El elemento visual ha cedido su protagonismo y se subordina estrictamente a las necesidades del diálogo. me alegro que haya convertido en un antihéroe porque según Fontanarrosa es un tipo cómo tantos «que hace lo que puede y no lo que quiere. Reacciona como cualquiera de nosotros, pero porque sobre todas las cosas es un tipo digno».

Por Lunfa de Polema Fetería y Sucundún

Definirse, denotar no es más que limitarse a parecer lo que deseamos ser.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.