Categorías
La espantosa levedad del Parecer y no Ser. Literatura

Simone de Beauvoir ðŸ–¤

La Mujer Rota.

‘La mujer rota es la víctima por de la vida que ella misma eligió: una dependencia conyugal que la deja despojada de todo y de su ser mismo cuando el amor le es rehusado. Sería en vano buscar moralejas en estos relatos; proponer lecciones, no; mi intención ha sido totalmente diferente. No se vive más que una sola vida, pero, por la simpatía, a veces es posible salirse de la propia piel. Me siento solidaria de las mujeres que han asumido su vida y que luchan por lograr sus objetivos; pero eso no me impide, al contrario, interesarme por aquellas que, de un modo u otro, han fracasado y, en general, por esa parte de fracaso que hay en toda existencia.”

Nota divertida: cuando Simone de Beauvoir era estudiante (a finales de los 20, principios de los 30) convivió con varios de los que luego serían lo más importantes filósofos franceses del siglo xx. Sin ir más lejos, René Maheu, que fue quien le presentó a Sartre, le puso el apodo que la acompañaría toda su vida: Castor. Maheu dijo que la palabra Beauvoir se parecía a beaver (la palabra inglesa para castor) y que, en cualquier caso, Simone llevaba una vida industriosa y era muy sociable, como los castores.

Como parte de la corriente filosófica existencialista, convivió con varios de sus autores más representativos; a lo largo de su vida fue amiga, por ejemplo, de Albert Camus y de Jean Genet; también fue compañera en la Sorbona de Claude Lévi-Strauss. Durante cincuenta años Jean-Paul Sartre fue su pareja y ambos leían y comentaban sus textos mutuamente. Vivían, pues, una atípica relación de libertad e igualdad, que sigue llamando la atención de la crítica y la historia literaria. Es una gran paradoja que la autora de uno de los libros que forman parte del canon feminista sea mencionada con mucha frecuencia como la pareja de un señor, Cirilo Sartre.

Simone de Beauvoir,
Entrevistada por Madeleine Gobeil —Traducido por Bernard Frechtman (Y traducido por mí en traductores varios) Bastarda Non Fálica

Simone de Beauvoir me había presentado a Jean Genet y Jean-Paul Sartre, a quienes había entrevistado. Pero ella dudó acerca de ser entrevistada: “¿Por qué deberíamos hablar de mí? ¿No crees que he hecho lo suficiente en mis tres libros de memorias? ” Se necesitaron varias cartas y conversaciones para convencerla de lo contrario, y solo con la condición de que “no sería demasiado largo”.

La entrevista tuvo lugar en el estudio de Miss de Beauvoir en la rue Schoëlcher en Montparnasse, a cinco minutos a pie del apartamento de Sartre. Trabajamos en una habitación grande y soleada que sirve de estudio y sala de estar. Los estantes están repletos de libros sorprendentemente poco interesantes. “Los mejores”, me dijo, “están en manos de mis amigos y nunca regresan”. Las mesas están cubiertas con objetos coloridos traídos de sus viajes, pero el único trabajo valioso en la habitación es una lámpara hecha para ella por Giacometti. Dispersos por toda la sala hay docenas de discos fonográficos, uno de los pocos lujos que la señorita de Beauvoir se permite.

Además de su rostro de aspecto clásico, lo que sorprende a Simone de Beauvoir es su tez fresca y rosada y sus claros ojos azules, extremadamente jóvenes y animados. Uno tiene la impresión de que ella sabe y ve todo; Esto inspira cierta timidez. Su discurso es rápido, su actitud directa sin ser brusca, y es bastante sonriente y amigable.

Simone de Beauvoir en Deux Magots, por Robert Doisneau

ENTREVISTADOR

Durante los últimos siete años ha estado escribiendo sus memorias, en las que con frecuencia se pregunta acerca de su vocación y su profesión. Tengo la impresión de que fue la pérdida de la fe religiosa lo que te llevó a escribir.

SIMONE DE BEAUVOIR

Es muy difícil revisar el pasado sin hacer un poco de trampa. Mi deseo de escribir se remonta muy atrás. Escribí historias a la edad de ocho años, pero muchos niños hacen lo mismo. Eso no significa realmente que tengan vocación de escribir. Puede ser que en mi caso la vocación se acentuó porque había perdido la fe religiosa; También es cierto que cuando leía libros que me conmovían profundamente, como The Mill on the Floss de George Eliot, quería terriblemente ser, como ella, alguien cuyos libros se leerían, cuyos libros conmoverían a los lectores.

ENTREVISTADOR

¿Te ha influido la literatura inglesa?

DE BEAUVOIR

El estudio del inglés ha sido una de mis pasiones desde la infancia. Hay un cuerpo de literatura infantil en inglés mucho más encantador que el que existe en francés. Me encantaba leer Alicia en el país de las maravillas, Peter Pan, George Eliot e incluso Rosamond Lehmann.

Simone de Beauvoir me había presentado a Jean Genet y Jean-Paul Sartre, a quienes había entrevistado. Pero ella dudó acerca de ser entrevistada: “¿Por qué deberíamos hablar de mí? ¿No crees que he hecho lo suficiente en mis tres libros de memorias? ” Se necesitaron varias cartas y conversaciones para convencerla de lo contrario, y solo con la condición de que “no sería demasiado largo”.

La entrevista tuvo lugar en el estudio de Miss de Beauvoir en la rue Schoëlcher en Montparnasse, a cinco minutos a pie del apartamento de Sartre. Trabajamos en una habitación grande y soleada que sirve de estudio y sala de estar. Los estantes están repletos de libros sorprendentemente poco interesantes. “Los mejores”, me dijo, “están en manos de mis amigos y nunca regresan”. Las mesas están cubiertas con objetos coloridos traídos de sus viajes, pero el único trabajo valioso en la habitación es una lámpara hecha para ella por Giacometti. Dispersos por toda la sala hay docenas de discos fonográficos, uno de los pocos lujos que la señorita de Beauvoir se permite.

Además de su rostro de aspecto clásico, lo que sorprende a Simone de Beauvoir es su tez fresca y rosada y sus claros ojos azules, extremadamente jóvenes y animados. Uno tiene la impresión de que ella sabe y ve todo; Esto inspira cierta timidez. Su discurso es rápido, su actitud directa sin ser brusca, y es bastante sonriente y amigable.

Simone de Beauvoir en Deux Magots, por Robert Doisneau

ENTREVISTADOR

Durante los últimos siete años ha estado escribiendo sus memorias, en las que con frecuencia se pregunta acerca de su vocación y su profesión. Tengo la impresión de que fue la pérdida de la fe religiosa lo que te llevó a escribir.

SIMONE DE BEAUVOIR

Es muy difícil revisar el pasado sin hacer un poco de trampa. Mi deseo de escribir se remonta muy atrás. Escribí historias a la edad de ocho años, pero muchos niños hacen lo mismo. Eso no significa realmente que tengan vocación de escribir. Puede ser que en mi caso la vocación se acentuó porque había perdido la fe religiosa; También es cierto que cuando leía libros que me conmovían profundamente, como The Mill on the Floss de George Eliot, quería terriblemente ser, como ella, alguien cuyos libros se leerían, cuyos libros conmoverían a los lectores.

ENTREVISTADOR

¿Te ha influido la literatura inglesa?

DE BEAUVOIR

El estudio del inglés ha sido una de mis pasiones desde la infancia. Hay un cuerpo de literatura infantil en inglés mucho más encantador que el que existe en francés. Me encantaba leer Alicia en el país de las maravillas, Peter Pan, George Eliot e incluso Rosamond Lehmann.

ENTREVISTADOR

Dusty Answer?

DE BEAUVOIR

Tenía una verdadera pasión por ese libro. Y sin embargo, fue bastante mediocre. Las chicas de mi generación lo adoraban. La autora era muy joven y todas las chicas se reconocían en Judy. El libro era bastante inteligente, incluso bastante sutil. En cuanto a mí, envidiaba la vida universitaria inglesa. Yo vivia en casa No tenía una habitación propia. De hecho, no tenía nada en absoluto. Y aunque esa vida no era gratuita, permitía privacidad y me parecía magnífica. El autor conocía todos los mitos de las adolescentes: chicos guapos con un aire de misterio sobre ellas, etc. Más tarde, por supuesto, leí Brontës y los libros de Virginia Woolf: Orlando, Mrs. Dalloway. No me importan mucho The Waves, pero me encanta su libro sobre Elizabeth Barrett Browning.

ENTREVISTADOR

¿Qué hay de su diario?

DE BEAUVOIR

Me interesa menos. Es demasiado literario. Es fascinante, pero es extraño para mí. Le preocupa demasiado si será publicada, con lo que la gente dirá sobre ella. Me gustó mucho “Una habitación propia” en la que habla sobre la situación de las mujeres. Es un ensayo corto, pero da en el clavo. Ella explica muy bien por qué las mujeres no pueden escribir. Virginia Woolf es una de las escritoras que más me ha interesado. ¿Has visto alguna foto de ella? Una cara extraordinariamente solitaria. . . En cierto modo, ella me interesa más que Colette. Colette está, después de todo, muy involucrada en sus pequeñas relaciones amorosas, en asuntos domésticos, lavandería, mascotas. Virginia Woolf es mucho más amplia.

ENTREVISTADOR

¿Leíste sus libros traducidos?

DE BEAUVOIR

No, en ingles. Leo inglés mejor que lo hablo.

ENTREVISTADOR

¿Qué opinas sobre la educación universitaria y universitaria para un escritor? Tú mismo fuiste un estudiante brillante en la Sorbona y la gente esperaba que tuvieras una brillante carrera como profesor.

DE BEAUVOIR

Mis estudios me dieron solo un conocimiento muy superficial de la filosofía, pero agudizaron mi interés en ella. Me beneficié enormemente de ser maestra, es decir, de poder pasar mucho tiempo leyendo, escribiendo y educándome a mí misma.

Por Lunfa de Polema Fetería y Sucundún

Definirse, denotar no es más que limitarse a parecer lo que deseamos ser.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .