Categorías
humor

Distopía a la enésima Korova

Título original: A Clockworld Orange

Año de publicación: 1962

La Naranja Mecánica es una novela adaptada por Stanley Kubrick en la película homónima aparecida en 1971. Se la considera parte de la tradición de las novelas distópicas británicas, sucesora de trabajos como 1984 y Un mundo feliz.

Burgess mencionó que el título se deriva de la vieja expresión cockney «As queer as a clockwork orange», que podría traducirse como «Tan raro como una naranja de relojería»). En su ensayo Clockwork oranges, el autor menciona que «este título sería ideal para una historia acerca de la aplicación de los principios pavlovianos o mecánicos a un organismo que, como una fruta, cuenta con color y dulzura». El título alude a las respuestas condicionadas del protagonista a las sensaciones de maldad, respuestas que coartan su libre albedrío. Sin embargo, otras personas encontraban nuevas interpretaciones para el título.

Por ejemplo, hubo gente que creyó ver referencias a un antropoide (más precisamente a un orangután, pues la palabra orang es de origen malayo) mecánico. Hubo rumores de que Burgess tuvo la intención de titular su libro originalmente como A Clockwork Orang y que, tras una ultracorrección, terminó con el título con que lo conocemos hoy.

Otra versión es la que menciona que, siendo el título original de la película A Clockwork Orange (orange en inglés significa naranja), en verdad proviene de otra palabra, orang, vocablo de Malasia, donde el autor del libro vivió durante varios años.
Esta palabra tiene otro significado y es el de /persona/
El escritor habría hecho un juego de palabras y, realmente, lo que el título significaría es El hombre mecánico, aludiendo al hecho de que una máquina puede programarse para desempeñar una tarea, pero siempre al costo de quitarle otra función. Esto se relaciona en el libro con la imposibilidad de Alex para provocar daño, al costo de su incapacidad para defenderse.

La música clásica le produce sobreexcitación en concomitancia con los actos delictivos. Tales actos propios del animal desaforado en yoico.
Durante los comportamientos ultraviolentos, (antitéticos a los impuestos sociales, mas no por ello, contradictorios con la esencia de los imperativos al ser civil.

La música connota, para el protagonista, el punto álgido del goce. Sin embargo, durante los momentos de soledad, la música clásica actúa como un dopaminico para elucubrar escenas de ultraviolencia.

Carl Orf, Carmina Burana

🎥 Carmina Burana – Carl Orff (Subtitulada Español) – YouTube
Son Poemas musicalizados de Catulli Carmina, (de Catulo, del siglo 4), el tema que escucha es Fortuna Imperatrix Mundi https://m.youtube.com/watch?v=H4U9QJ1nzrg
🎥 Orff | Carmina Burana – Fortuna Imperatrix Mundi – 1-2 – YouTube

(Pieza de poema en el que despotrica contra la fortuna, y a su vez, destaca su carácter imperante.)

Johan Sebastián Bach: es otro de los compositores que Alex prefiere, y pertenece al movimiento Barroco; su pieza más destacada es el Concierto de Brandenburgo. (Bach, es un gran compositor, (no apreciado como tal en su época), solamente como organista. Fue un gran matemático que musicalizó el movimiento de un caballo en un tablero de ajedrez = es la complejidad del barroco: superposición de diversos discursos y distintos géneros que irrumpen las normas.

Ludwing Van Beethoven.

Músico de transición entre clásico, y romántico, se traduce en emocional y turbulento. Consecuentemente, Alex lo prefiere. Allí en la sinestesia, en el cruce los sentidos y de las imágenes sensoriales.

Su acto rebelde como premisa se convierte en una falacia, al direccionarse, sin escalas hacia otro estereotipo, el del penado.
Las composiciones de Ludwing son inesperadas, a musicalizado, un poema de Schiller: “Destino llamando a la puerta 59”, en el que introdujo un coro hacia el último movimiento.

Richard Strauss, también es otro compositor escogido por Alex. Sus obras representan poemas tonales o musicales: “Así habla Zaratustra”, “Don Quijote”, y es de carácter netamente de romántico

But… La Magna ruptura en alegórica distopía, por parte de Burgess, se extienden más allá de lo que el sentido común suscita.

El varieté lingüístico se abre como abanico decodificador; el cual, es de uno solo, y, por el otro, es elemento lábil del ansia de pertenencia grupal. Este ansiar lo que no puede el Yo, siendo poder de Ello, repercute inevitablemente, en despertares animosos del deseo que jamás será propio. Sentimientos encontrados de quiénes no acceden al escalafón del líder, quién construyó y maneja, ese código, invitando, más que por entendimiento, por definición y convenio, al resto del grupo, a ese registro comunicativo, denominado “jerga” NADSAT- ESPAÑOL.

El código comunicativo a expensas del cuadrangular novelistico, es un léxico Nadsat+ que apareció por primera vez en la edición norteamericana-
NO fue idea original del autor, para quien, una lectura ordenada del libro era como <un curso de ruso cuidadosamente programado>

El glosario de la edición española, en <Nadsat español>, ha contado con la colaboración de Anthony Burgess, quien propuso la mayor parte de las posibles equivalencias, y algunas en variantes fonéticas en que las palabras que no parecen de origen ruso, han sido señaladas con un asterisco.

Encorralando en ochavas al sociolecto:

Subtítulo inimputablemente de mi autoría, es explícita y necesariamente evidente, la diferenciación respecto del nivel de escolarización que conlleva, más allá de determinadas aristas en relación a la personalidad de Alex, el rol de liderazgo en la pandilla.

Alex es, -“entrenos”, ¡oh hermanos míos!- el portador de la semilla de fuego, que no siempre enciende todos los palitos… Él, lleva la estampa de la intelectualidad, es el Lumpen de hoy; el Catedrático varón del tango de ayer; dentro de drugos en manifiestos cráneos rellenos de alcornoque, esos red neck the biggest Springfield supeditarse a priori de mascullar resentimientos que convergerán en la burla final ante la simplicidad del presente huésped automatizado en menoscabo de su propia bilis, en demolición Iniesta de aquella intelectualidad de verborragia actitudinal siniestra.

Si es que acaso, la tribuna concomita de participante del Ministerio de costura y desmantelamiento de la educación, pueden tomarlo o dejarlo, un gran libro dentro de tramas narrativas de literatura de avanzada, que es una advertencia mucho más cercana al que adolesce, y para nada, ni se acerca, Julio Verne con su centro de la Tierra ¡no sugiere al centro del ano en estallido inminente!

Fructífero disparador no naif, suelen dar “Mi planta de naranja Lima”, también es novela de iniciación ingresa dentro de la ciencia ficción que plantea la naranja mecánica.

21 capítulos, significado significante icono, índice, deíctico etc…que converge en subjetivema, polifónico, disyuntivo paradigmático…

Pido perdón, Emily, Benveniste, perdón discípulos ferdinandos, -más rápidos que tortuga de Esopo, Fábula irrisoria pero genuina que no es hisopo de cera sin sabor a elixir en vez algunos se sienten sicarios.
Ah, Y disculpe señor Pierce, paralelismo de Lacan con Sigmund vértigo Toor. (Pero bastante menos confuso que Lacan): plantación de amapolas, superación de aquella réplica de pene reprimido; pero con la confusión de los espejismos que hubieran sido sus espejos lacanianos… que invisibilizaban el punto g qué Freud gambeteo cual Oliver Atom, en Súper campeones metiéndole un centro a Benji Price, y haciéndome odiar a Brasil porque era emblema de la serie maldita cuando aún no era bastarda ni enfermita.

La edad del protagonista: Alex murió en el intento no por eso sino porque en vez de amos ciegos o curas inmundicia del medioevo, tocole por mala suerte un aparato demasiado alcahuete…

Nota: en mi novela se llamará ‘Chocobar, no existís, siempre se tomó Okay para jugar a la batalla naval, esa que no venían El cartón de Vascolet… porque ni canto rodado había para dinenti, payana engañosa aveces sorete blanco de perro doberman, olorosa como Coppola.

Según el escritor una naranja mecánica es la aplicación de una modalidad mecánica a un organismo vivo las dimensiones de la novela se relacionan con la vida de Alex se divide en tres partes cada una de 7 capítulos de la primera parte es una vida desenfrenada en vicios. Ultraviolenta: delitos como elección de vida, devoción por la música clásica.

La segunda parte su vida se torna desgraciada; es encarcelado y supeditado al método conductista Ludovico. A causa del cual incorpora por proceder imperativo, un cambio náusea mediante, qué oblitera la naturaleza de su comportamientosa consecuencia del condicionamiento cognitivo conductual.

Por imposición, metamorfoseando son manifestaciones comportamentales cotidianas, a través del castigo, cauce qué decanta en la náusea: con un disparador siniestro: música clásica.

En la novela de Anthony Burgess, lílote inquebrantable, ante el producto cinematográfico de Stanley Kubrick, existe la demonización respecto de los sistemas conductistas enraizados en el sistema penal. Debilitando al penado discapacitandoló para siempre, ya que ni siquiera puede dedicarse a ser parte de un aparato represivo del estado porque los delincuentes lo doblegan.

Análisis personal. Desvarío total..

Por Lunfa de Polema Fetería y Sucundún

Definirse, denotar no es más que limitarse a parecer lo que deseamos ser.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .